Lecce

Ostuni

Tras abandonar Alberobello aún sorprendidos nos dirigimos al sur. Muy cerca nos topamos con Ostuni cuyo casco antiguo se asienta sobre un cerro totalmente amurallado y que desde la lejanía nos regala una magnífica foto de postal.

Ostuni

Adentrándonos en el centro a través de una de las puertas de la muralla nos encontramos otro pueblo blanco perfectamente cuidado, lleno de estrechas callejuelas y subidas y bajadas que invitan a perderse e ir descubriendo unos arcos, un restaurante, la enorme catedral, un mirador en lo alto  con vistas al cercano mar Adriático… encantador. Algo más turístico , está plagado de locales con estilo y aspecto lujoso. Nos sorprendió especialmente un bar con vistas a la llanura con el oceano al fondo, todo decorado en blanco y donde solo servían Moet Chandon. Visita muy recomendable que se merecía una parada un poco más larga. En otra ocasión :-).

Lecce

Llegamos al destino final de nuestro viaje: la bonita ciudad de Lecce, capital de la región de Apulia, también llamada “la Florencia del Barroco”. A pesar de ser una ciudad pequeña tiene un centro histórico muy importante , de calles empedradas, donde palacios e iglesias surgen por doquier a nuestro paso. Casi todos ellos están finamente decorados con exhuberantes exculturas y los floridos adornos típicos del recargado Barroco totalmente esculpidos en la piedra, pero con mucho gusto, no olvidemos que estamos en talia :-). A destacar la plaza de la catedral y sobre todo la Basílica de la Santa Croce,cuya fachada es una auténtica joya.

Lecce - Catedral Lecce

No os perdáis la Cartolería Pantheon, una papelería de las mejores que he visto nunca: agendas, carpetas, libros y mapas antiguos llenan las estanterías del local, un sitio encantador que no te dejará indiferente. Merece la pena echar un vistazo aunque no compres nada. Está al lado de la plaza de la catedral.

Enseguida nos llamó la atención el buen ambiente que había en Lecce, la ciudad está llena de bares y restaurantes con mucha animación a la hora del vermut y por la tarde. Entre la plaza principal y la Santa Croce hay una zona con muchas terrazas donde poder tomarse unos vinos. Tamoco faltan tiendas de complementos de lujo, artesanía o ropa Vintage…es un sitio con muchísimo encanto.

Lecce - Santa Croce Lecce - Santa Croce

hotel_redDormimos en los apartamentos Fjore di Lecce en la zona antigua, apenas a 5 minutos de la catedral. El barrio en el que se encuentran estos apartamentos esta formado por antiguas casas/palacios de piedra aun en restauración por lo que por la noche era un poco solitaria, aunque nunca tuvimos sensación de inseguridad. El apartamento ocupaba la planta baja de una de estas casas pero por dentro era totalmente nuevo y estaba muy bien decorado aunque quizas el espacio era un poco justito. Como curiosidad, la entrada a la habitación estaba a nivel de calle, y el acceso a ella era directo desde la puerta de entrada de la casa. Nos fijamos y en la mayoría de los edificios del barrio habían restaurado solo la planta baja , dejando la fachada del primer piso hueca, como de adorno, sin que nadie viviese allí. Nos salió por 55€ la noche, desayuno incluido en un bar cercano.

restaurante_redSiguiendo los consejos del dueño de los apartamentos, un día fuimos a comer a un curioso restaurante muy frecuentado por los lecceses, la Trattoria da Angiulino. Además de la pasta, su especialidad son los filetes y productos de carne de caballo. El local se parece a un chigre o tasca de los de toda la vida, con mesas y decoración sencillas, en el que no había nadie que no fuese nativo (esto siempre es buena señal). A la entrada había bastante cola esperando turno para comer, así que aunque fueron bastante rápidos conviene reservar. En la carta, como casi siempre en Italia, la comida está super barata. Por supuesto probamos el filete de caballo, nos sirvieron un par de filetes finos que estaban realmente buenos a pesar de ser una carne bastante más dura que la de ternera.
Con un buen entrante y otro plato principal más vino y agua, todo por 25€. Baratísimo.

Lecce - Santa Croce

restaurante_redYa para la cena de despedida del viaje fuimos a La Torre di Merlino. Había que aprovechar a tope el buen tiempo así que cenamos en la terraza, instalada en una animadísima plaza plagada de gente cenando y tomando algo. La comida estuvo estupenda. Es un sitio famoso por las pizzas, pero los demás platos de la carta tenían tan buena pinta y las pizzas de Nápoles nos habían dejado tan buen recuerdo que al final preferimos no estropearlo. A cambio cayeron, entre otros ricos platos, unas gambas rojas que estaban de miedo. Sitio muy muy recomendado.

Desde Lecce sale un autobús cada hora (7€) hacia el aeropuerto de Brindisi donde, casi llorando, cogimos un avión de vuelta a Roma (hay vuelos muy baratos con Ryanair). Aquí pusimos fin a este muchas veces sorprendente viaje que francamente nos dejó con ganas de conocer más del “tacón” de la bota italiana. Ahora a pensar en el próximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s