Alberobello

Martina Franca y Locorotondo

Abandonamos con pena Matera hacia otros dos cercanos pueblos de camino a Alberobello.

Martina Franca tiene un casco antiguo totalmente amurallado y plagado de palacetes en sus estrechas calles blancas. Es un pueblo completamente barroco , y los palacios impresionan con puertas de piedra y sus balcones de forja . Es agradable darse un paseo por lugares que evocan un señorío quizá ya pasado. Estuvimos unas 2 horas.

Martina Franca Martina Franca

Locorotondo es un pueblo blanco en lo alto de un cerro. Destaca desde lejos la vista de sus murallas formadas por casas blancas con tejados en forma de pico. En sí mismo el pueblo son callejuelas estrechas con un par de enormes iglesias que visitar. Nuevamente el perderse por los encantadores recovecos, aquí con un balcón en forja, allí con unas coloridas flores, es lo que hace interesante a este pueblo.

Locorotondo

Alberobello

Saliendo de Locorotondo en dirección a Alberobello (a unos pocos kilómetros) entramos en la zona de los trulli. Y es que los trullos son las simpáticas construcciones que dan nombre a todo el valle y el rasgo característico y sorprendente de Alberobello.

No teníamos ninguna referencia sobre este pueblo más allá de lo que contaban someramente las guías así que os podéis imaginar el impacto visual que nos causó ver cientos de estas casitas que parecen “de los pitufos” 🙂

Alberobello Alberobello

Hay 3 barrios de trulli en Alberobello, perfectamente cuidados y restaurados. El principal está dedicado casi enteramente al turismo así que está lleno de tiendas de recuerdos y restaurantes. Los otros 2 están menos explotados y puedes pasear tranquilamente y sacar fotos sin apenas gente o baratijas turisteiras.

hotel_redDormimos en el Albertgo Airone, un hotelillo de precio razonable (55€) a unos 10 minutos del centro. Dormir en alguno de los trulli de Alberobello sale por más de 90€, un precio claramente excesivo para estar fuera de la temporada alta. El Airone es un hotel rancio y anticuado, con la habitación y el baño de bastante viejos. Simplemente es un sitio para pasar la noche gastando poco, algo qu en la zona es muy difici. Como gran ventaja, disponía de aparcamiento gratis para el coche. Hay que tener en cuenta que para aparcar el coche en cuaquier otro sitio cerca de la zona de los trulli había zona azul , por supuesto a un-ojo-de-la-cara la hora.

Si quereis ver un trulli por dentro y tomar un buen vino de la zona de paso 🙂 os recomendamos Paco wines, una vinatería situada en el sótano restaurado de uno de los trulli. Además el dueño es muy atento y es un sitio especialmente agradable,así que acabamos repitiendo al día siguiente..

restaurante_redPara cenar no había demasiadas opciones, y finalmente entramos en la pizzería Il Pinacolo por sus buenas opiniones en Tripadvisor. Nada más entrar ya no nos causó muy buena impresión por su mobiliario viejo y su decoración poco cuidada. Además la comida hay que decir que fue bastante floja. Esta vez no hubo suerte. No podemos recomendar otro en Alberobello ya que no fuimos a más.

Dedicamos una tarde entera y la mañana siguiente a este maravilloso y encantador lugar. Visita inexcusable.

Alberobello
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s